BLOG

26/Nov/2018

Parkinson

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que afecta al sistema nervioso central. Los temblores son el síntoma más conocido de ella, pero no es el único síntoma que puede condicionar la calidad de vida en el día a día del paciente.

¿ Qué síntomas se presentan con frecuencia en el Parkinson?

Rigidez: Tanto en miembros inferiores como superiores, y en la nuca. Se presenta resistencia al movimiento en estas áreas.

Bradicinesia, acinesia o hipocinesia: Supone el enlentecimiento, desaparición o disminución de la ejecución de movimientos.

Temblor en reposo: Se presenta de forma continuada, y no posee relación específica con una actividad.

Otros síntomas: Estado de ánimo depresivo, alteraciones del comportamiento, dificultades para hablar o tragar, falta de iniciativa o problemas de sueño se encuentran también entre los síntomas más habituales.

¿ Qué puede hacer la fisioterapia ante el Parkinson?

El tratamiento con fisioterapia ha de adaptarse a cada fase de la enfermedad, y no supone resultados inmediatos. Desde el inicio del tratamiento se trabajará la estimulación del sistema voluntario para compensar la pérdida de automatismos, además de la coordinación, ritmo de movimientos, amplitud y ciclo de la marcha, implicados en muchas de las actividades que realizamos de forma cotidiana.

En el tratamiento con fisioterapia del Parkinson, son claves dos aspectos: La reevaluación del estado de la persona de forma mensual ( ya que su estado y dificultades van a variar en función de la etapa de la enfermedad en la que se encuentre), y la colaboración multidisciplinar para abordar el tratamiento con otros profesionales sanitarios.

 

 

¿ Qué se trabaja en las distintas fases?

En la 1º Fase se pretende potenciar la actividad que fomente respiración, coordinación, fuerza y equilibrio, así como mejorar posturas inadecuadas. En algunos casos, la rehabilitación grupal en esta fase inicial es suficiente.

Durante la 2º fase, comienzan a aparecer de forma más frecuente bloqueos y dificultades al caminar. Además de mantener y combinar los aspectos que ya se trabajaban en la fase 1, se realizan ejercicios englobando actividades de estar tumbado, de pie, caminando y sentado. Ejercicios que incorporan obstáculos y cambios de ritmo al caminar, aprender estiramientos para disminuir la rigidez, e identificar y trabajar los posibles bloqueos que puedan interferir en las actividades cotidianas.

En la tercera fase, la persona apenas es capaz de caminar, pasando gran parte del tiempo sentada o tumbada. El objetivo en esta fase son las movilizaciones suaves, masajes, estiramientos y modificaciones posturales para la prevención de deformidades en las articulaciones, escaras u otras dificultades consecuencia del tiempo que permanece tumbado y/o sentado.

La evolución de la enfermedad no sigue un proceso lineal, sino que a medida que pasa el tiempo, aparecen nuevos síntomas y pueden también remitir o acentuarse otros anteriores, aunque por lo general, si el Parkinson ha aparecido a una edad más tardía, suele tener mejor pronóstico.

El Parkinson es una enfermedad que se presenta de forma heterogénea, es decir, puede variar bastante como se muestra la sintomatología en cada persona, es por ello que, como comentábamos con anterioridad, es necesario el ajuste y revisión del tratamiento con frecuencia por parte de todos los profesionales sanitarios que abordan el tratamiento de la persona diagnosticada.

 

 


07/Feb/2017

A menudo, tanto si se trata de síntomas leves como de algún síndrome u otro diagnóstico que nos es desconocido, ante medicamentos con los que no estamos familiarizados o conceptos sanitarios que no forman parte de nuestro vocabulario cotidiano Internet supone una herramienta de gran ayuda, pero ¿ Hasta qué punto son fiables sus contenidos? Hoy, jornada en la que se celebra el Día de Internet Seguro, os dejamos esta infografía sobre el tema.


07/Jun/2016

Previamente a recibir tratamiento de fisioterapia , y con el objetivo de complementar u orientar la valoración del profesional sanitario que la ejercerá, es frecuente que las personas adjunten distintos tipos de pruebas, que con frecuencia permiten adaptar las sesiones al estado de salud y patologías que se presentan a nivel personal.

A menudo, en conversaciones que van más allá del ámbito sanitario se repiten algunos de estos términos que hacen referencia a pruebas diagnósticas, pero ¿ Conoces realmente la información que transmiten este tipo de pruebas? A continuación mencionamos en líneas generales, algunos de los aspectos más relevantes de algunas de las que se emplean con mayor frecuencia entre la población.

  • Radiografía: Se trata de una prueba no invasiva que posee como objetivo obtener imágenes principalmente a nivel óseo o articular. Es necesario tomar ciertas precauciones con algunos sectores de la población, como son los niños o embarazadas si se baraja la opción de realizarlas.

  • Resonancia Magnética: Permite obtener imágenes de tejidos blandos ( como el hígado, o el corazón) y detectar alteraciones que se encuentran en ellos. Se trata de una prueba no invasiva e indolora, que requiere que la persona permanezca quieta durante un tiempo dentro de un espacio bastante reducido. El hecho de presentar ciertos tipos de prótesis u otros tipos de elementos adheridos o implantados al cuerpo, que contengan piezas de naturaleza metálica hace que este tipo de prueba diagnóstica sea incompatible en algunos casos, ya que al basar su funcionamiento en campos magnéticos tanto los resultados como las consecuencias de su realización no son recomendables.

  • Tomografía Axial Computarizada ( TAC) : Proporciona múltiples imágenes de tipo radiológico del interior del cuerpo, y con ellas conforma una visión más completa y detallada del interior. En ocasiones se emplea un elemento radiactivo ( contraste) para obtener una información mayor del funcionamiento. Supone una exposición superior a radiación en comparación a la radiografía tradicional, por lo que su uso intenta reducirse al menor número de ocasiones posibles.

  • Densitometría Ósea: Permite determinar la masa ósea que presenta la persona empleando para ello dosis de radiaciones menores que otros tipos de pruebas radiológicas tradicionales. Los resultados obtenidos, fruto de la exposición a haces de rayos X, se comparan con los valores promedios poblacionales establecidos de forma general en función de los parámetros y características de la persona en cuestión ( como la edad y sexo), a modo orientativo.

    Si se repite este tipo de estudio a lo largo del tiempo es posible la elaboración de un pronóstico así como del ajuste de tratamientos preventivos en función de las pérdidas o variaciones detectadas. Uno de los usos más comunes de esta prueba es ante posibles casos de osteoporosis.

  • Artrografía: Se trata de una prueba diagnóstica de origen radiológico, que emplea Rayos X y una sustancia de contraste para obtener imágenes relativas a una articulación, incluyendo en los resultados la posibilidad de visualización de tendones, músculos, cartílagos.. y resto de elementos que conforman la misma . La principal diferencia con una radiografía común es que este tipo de elementos no pueden ser observados de forma detallada en ella.

  • Ecografía: A través del uso de ondas de ultrasonido, se obtienen imágenes resultado del rebote de este tipo de ondas sobre los tejidos expuestos a ellas. Esta técnica no precisa de la del empleo de radiación ionizante ni de la inyección de radiofármacos. Se puede realizar sobre numerosas partes del cuerpo, y la finalidad con la que se lleve a cabo puede ser también diversa. Se trata de una prueba no invasiva, que no supone riesgo para la persona y que requiere de la aplicación previa de gel conductor en la superficie corporal sobre la cual se va a realizar.

  • Electromiografía: Por medio de unos sensores colocados en la zona muscular a evaluar, se mide obtienen en tiempo real, resultados de la sincronización y activación muscular de esa zona. Obteniendo datos que permiten evaluar la conducción nerviosa que se da en el músculo.

     

 

 


logo footer white

Centro de Fisioterapia y Rehabilitación, ubicado en el centro de Sevilla, especializado en el tratamiento individual a través de la terapia manual

Post recientes

Powered by EDO Estudio. 2021 Domofisio © All rights reserved.

× ¿Cómo puedo ayudarte?